23 octubre 2006

El Paredon


Hoy vi como derribaban aquél paredón.
Estoy seguro de que sabes de cuál hablo, aquél bajo cuyo resguardo nos acariciamos en esas noches de invierno, donde nuestro aliento se condensaba en nubes de vapor con mayor fuerza que lo acostumbrado.
Aquél contra el cual mi deseo te empujaba en vaivén, arrinconada entre los sucios ladrillos y mis sucias ideas.
Lo derribaron para dar lugar a un nuevo edificio. Intenté explicarle a los obreros el porqué de mi reclamo, el porqué de querer detener la demolición, pero no pareció interesarles.
Ese era nuestro paredón. Paredón que nos ocultó en noches de verano, paredón que sudaba tanto como nosotros, paredón que sudaba por nosotros.
¿Cómo no extrañar ese lugar donde tus manos se sentían mas libres que nunca y me recorrían nerviosas, pero seguras de lo que buscaban y querían?
Hoy vi como derribaban aquél paredón.
Estoy seguro de que sabes de cuál hablo, aquél contra el cual te dije “animate” con la cabeza convertida en un caldero donde bullía todo lo que quería con vos, aquél contra el cual me susurraste “te amo” avergonzada por la posibilidad de una respuesta que no te gustara.
Hoy vi como derribaban aquél paredón donde vos te animaste y yo te amé.

Dr. CroW

Anonymous Anónimo:

¿existe ese paredon realmente?
¿o es producto del "humo dulce"?

10:19  
Blogger Dr. CroW:

¿Hay diferencia?
Hace un tiempo que me convencieron de que lo único que existe es lo que creemos que existe.
Disfrutá del texto, si es que te gusta, no te preguntes porqué o para qué. No tengo respuestas a esas cosas.
Hoy no puedo mas que extrañar.

10:28  
Blogger Lulet:

Qué triste...

:(

Abrazos.

11:14  
Blogger Dr. CroW:

Cuando estoy feliz no necesito catarsis, así que solo escribo cuando me siento para el O.G.T.

20:31