15 julio 2007

100 Metros De Descampado

Si, queda mal que yo lo diga, pero la Natalia siempre estuvo caliente con migo. En aquel momento, con mis 15 años, no me resultaba tan obvio, pero con el tiempo algunas cosas que me decía o gestos que hacía fueron cobrando sentido.
Nuestras casas estaban separadas por unos 100 metros de descampado, 100 metros que eran mi reino. Ahí me mandaba todas las cagadas que un pendejo de 15 años, con una infancia tardía, se debe mandar.
Ahí, a veces, me la cruzaba a la Natalia cuando iba o venía de hacer las compras. Ahí, a veces, me decía algo, alguna de sus frases poco sutiles, que me incomodaban y me dejaban mudo. Yo siempre me quedaba mudo, me ponía tan rojo como me era posible y me alejaba, pateando mi pelota, mirando el piso.
“¿No querés que te enseñe lo que es una mujer, flaquito?” me soltaba con descaro mientras apretaba la bolsa de pan contra su axila.
La Natalia era bastante mas grande que yo, aunque nunca supe cuanto. Un día simplemente desapareció. “La preñaron y se casó” me dijo el Chiri una tarde mientras intentábamos embocar piedritas en el desagüe de la casa de doña Olga.
Dos meses antes me la crucé donde siempre. “Ese, ese es el que me quiso violar” le dijo a su hermano mientras me señalaba. Yo miraba la escena apretando el manubrio de mi bicicleta, sin entender demasiado.
El hermano de la Natalia vivía descalzo y en shorts, con el pecho desnudo, exhibiendo una alarmante cantidad de tatuajes carcelarios. De esos que parecen hechos con un pedazo de botella rota mojada en tinta china. De esos que te advierten que es mejor no joder.
Antes de que intentara nada, el hermano de la Natalia ya me había hecho aterrizar en el suelo de una prolija trompada bajo el esternón.
Cuando logré recuperar el aliento y ponerme de pié, hacía rato que se habían ido y, mientras me sacudía la tierra, lo único que se me ocurrió pensar fue “Loca de mierda ¿Qué carajo le habrá pasado?”.
Aún hoy me cuesta entender el sentido tras la aparente irracionalidad de algunas cosas. Es al pedo, algunas lecciones demoro años en comprenderlas.

Dr. CroW

Anonymous Maia:

Después de todo la sacaste barata...una trompada como condena por una supuesta violación es una ganga...

(igual me reí mucho imaginándome la escena...jaja).

23:55  
Anonymous Ella:

Las Natalias siempre te complicaron la vida... flaquito :D
Pero está bueno cuando te cae la ficha de algunas cosas, es como una cascada de fichas de dominó derecho al pasado.

16:30  
Anonymous E-X-A:

La imagen de la bolsa de pan apretada bajo el sobaco me dio como asquito jajaja

14:59  
Blogger Mondoke!:

Eso es una histérica a su máximo exponente. Las histéricas son peligrosas porque se camuflan de seductoras, y luego pasa lo que te paso a vos. Creo que no encontré (ni espero encontrar) definición de histérica mejor que esta:

"Jugar a la seducción en el amor es como jugar al pan con queso en un picadito de fútbol. Uno se para en un lado, el otro enfrente. Van acercándose despacio. Uno pone un pie. El otro pone un pie.El primero pone un pie, y el otro se acerca más con el suyo. Este juego tiene suspenso, tiene incertidumbre ¡claro que sí! ...piecito allá y acá... ¡y al final siempre terminan uno sobre el otro!...
"En cambio la histérica... ¡Dios mío!... Nunca se deja pisar, siempre hace trampa y para ella lo lindo del juego es que tiene la posibilidad de conseguir que te sientas... ¡PISOTEADO!"

(Extraído de "Hombres que aman demasiado" de Roberto Pettinato

17:08  
Blogger Dr. CroW:

Maia: Para un ex presidiario un intento de violación debe ser el pan de cada día... supongo... no se... solo pasé una noche en cana en mi vida... y me salvé por poquito...

Ella: Me voy curando... muuuuuuy de a poquito...

E-X-A: Un amigo tenía un piropo brutal: "Mamasa, te chupo todo menos los sobacos" já

Mondoke!: Esos finales, con puntos suspensivos, en mayúsculas y con signos de admiración son marca registrada de Pettinato :)

19:39  
Blogger La bella y graciosa moza:

Muy piola CroW, la verdad que empiezo a pensar que sos un imán para mujeres locas... debe ser la cara de galán...

Besos.

11:03